Los engaños de la Bonoloto

Aunque en otras ocasiones ya os hemos hablado de algunos engaños sufridos o relacionados con la marca de ONLAE, hemos decidido ir destapando más casos donde la ilusión y la alegría de los premios de la lotería como los de la Bonoloto han acabado sirviendo como herramienta para lograr un lucro ilícito a costa de gente crédula.

Hoy os vamos a hablar de los engaños masivos que se produjeron el año pasado por medio de máquinas que vendían loterías falsas.

hoy descubrimos algunos de los engaños que afectan a la Bonoloto

Los hechos se produjeron en la provincia de Sevilla donde fue la misma organización nacional de loterías fue la que dio la voz de alarma al contemplar que existían máquinas expendedoras de boletos de loterías en negocios no habilitados para tal fin, como pueden ser establecimientos alimentarios, ya sean panaderías o fruterías. Dichos establecimiento vendían unos supuestos boletos de loterías que a simple vista podían ser percibidos como boletos oficiales pero que a la práctica carecían de ninguna validez, puesto que no estaban homologados por la entidad oficial.

La investigación de esta estafa recayó en las competencias de la policía nacional que tras investigar y aprofundizar más en los hechos llegó a la conclusión de que el origen del engaño se establecía en Madrid. Concretamente, una entidad comercial que, de forma autorizada, gestionaba lotería real, de donde se supone que obtuvo el patrón para distribuir a posteriori los boletos falsos.

La investigación fructificó llevando ante la justicia a múltiples responsables: Los comerciales que distribuyeron y vendieron las máquinas a lo largo de la provincia de Sevilla, los comerciantes que invirtieron hasta 5.000 euros en la adquisición de estas máquinas, a todas luces ilegales y por último a los despachos madrileños implicados en esta trama.

Como podéis ver existen múltiples formas por las que nos puede afectar algún tipo de engaños, por lo que siempre es recomendable conocer los aspectos más importantes de un boleto por tal de identificarlo rápidamente, como si de un billete de 5 euros se tratase. Una buena alternativa es recurrir a la tecnología, donde las mismas aplicaciones, como Scanloteria, nos puede mostrar si un boleto es verdadero o no.