La maldición del 13 en la Lotería Nacional

Ya sea por creencias, superstición o por intuición, la mayoría de nosotros se resiste a jugar a la lotería con el número 13 de tal forma que se ha llegado a convertir en uno de los números más marginados entre los jugadores de apuestas y loterias.

Pero, ¿por qué esa aversión a un simple número? ¿Cuál es la razón que nos impulsa a rechazarlo sin tan siquiera pensarlo? Existen muchas teorías pero nosotros hemos querido tirar de historia para ver si este fenómeno es algo que se remonta atrás en el tiempo o es tan solo una tendencia pasajera que en los últimos años ha tomado un mayor protagonismo.

Siglos atrás en la mitología nórdica se instauró el 13 como número del mal augurio, basándose en las historias de Loki, el dios de las falacias, que usó sus estratagemas para dar muerte a una deidad, en una cena que realizaba con 12 de sus compañeros (¿os recuerda a algo?).

el numero 13 y los templarios

Unos siglos más tarde, concretamente en el XIV se acuñó la maldición del viernes 13, cuando el Rey francés Felipe IV ordenó dar caza a los Templarios, provocando la captura y muerte de muchos de ellos.

Como estas existen más historias que han marcado de forma adversa el número 13, provocando un rechazo visceral entre la gente que sin ninguna razón en concreto niegan la posibilidad de resultar afortunados con tal número.

Es curioso como la conducta humana en ocasiones puede carecer de total razón, de tal manera que obvie la realidad matemática de los sorteos, donde cualquiera de los números tiene las mismas posibilidades de resultar agraciado una vez se da por comenzado el sorteo.

Paradógicamente, el 13 es uno de los pocos números que no ha resultado agraciado en el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. Quien sabe, tal vez sí que haya alguna razón, aunque mejor este tema se lo dejamos a los de Cuarto Milenio. 😉