Números bonitos y feos de la loteria nacional

aplicar matematicas al numero de loteria nacionalNúmeros como fechas personales, fechas de nacimiento, días señalados en el calendario, acontecimientos públicos, catástrofes, el día que tu equipo ganó la Champions e incluso la matrícula de tu coche. Infinitas combinaciones numéricas es lo que utilizamos para hallar nuestro supuesto “numero de la suerte”, esa combinación de matemáticas y numerología de andar por casa mezclado con un mucho de superstición y creencias.

Es algo superior a nosotros, intentar racionalizar y buscarle una explicación más o menos técnica a nuestra elección de los números de lotería, intentando justificar nuestras elecciones con algo parecido a la ciencia.

Siendo sincero, sabemos que si hiciésemos esta pregunta a un matemático, la respuesta seria llana y contundente: “No juegues a la lotería, es lo más lógico”. Una respuesta que todo aquel que viva la ilusión de la lotería no quiere oír bajo ningún concepto, por lo que decidimos hacernos un poco los locos y elegimos en función de lo que nos dicen las tripas.

Por número de aparición,la lotería nacional ha repartido más premios ganadores para las combinaciones terminadas en 11, 14 y 48 obteniendo estas tres un 10% respectivamente entre los boletos ganadores. Por su parte 10, 20, 36, 40, 42, 51, 55, 57, 66, 90 y 99 , muestran un 5% de promedio de aparición como terminación en el boleto ganador.

Como veis, existen múltiples opciones que matemáticamente podrían indicar que son valores más favorables para resultar el ganador del bote. No obstante hay que saber que por cada sorteo, la base probabilística de estas combinaciones numéricas vuelven a su punto inicial, ya que no existe ninguna garantía que confirme que el resto de números que aún no han aparecido se muestren en el próximo boleto ganador.

Por esta razón os recomiendo que dejéis de buscar el número mágico, dejad a un lado el papel y el boli y elegid el número que más os guste, esa combinación que os llame más la atención o simplemente vuestro número de siempre, ya que de un modo u otro la suerte es imprevisible y nunca se puede saber quien ganará el próximo sorteo.

Quién sabe, tal vez seas tú.