Evolución de la Lotería de Navidad

Desde la partida de la Lotería de Navidad en 1812, el anhelado sorteo del año, ha vivido guerras devastadoras, crisis económicas, dictaduras, repúblicas, democracias, monarquías…

Nació con el objetivo de aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes, pero a pesar de los copiosos ceros y las sumas monumentales que la Lotería de Navidad reparte ha ido in decrescendo desde sus orígenes.

 

Decimo de 1965

Nos remontamos al 1812 cuando un décimo tenía un precio de 0,06€ (40 reales de la época) y el primer premio tenía un valor 7.035€ actuales. Con este premio te podías comprar cinco caballos de raza y una casa. Cien años después en 1920, tras el paso de la primera guerra mundial la economía española se despunto y trajo premios más jugosos en la Lotería de Navidad. En 1920 si te te tocaba el gordo de navidad, te embolsarías un bote de 1.983.034 € que te permitía comprarte unos 12 edificios y 5 automóviles, y solo te habías gastado lo que serían ahora 0’60 céntimos de euros actuales en el décimo.

 

Es evidente que en la actualidad nada tienen que ver las fastuosas compras que podrías realizar en el pasado con el gordo de la navidad. Hoy un décimo nos vale 20 € y el gordo asciende a 400.000 € de los cuales tras pagar el 20% a hacienda se rebaja a 320.000€. Actualmente este premio solo sirve para “tapar agujeros” o comparte dos turismos de gama media-alta y una casa o piso en el centro de la ciudad (de características limitadas).

Una anécdota curiosa de la historia de la Lotería de Navidad es que durante la Guerra Civil Española su celebración fue ejecutada dos veces, una en cada bando.

El primer sorteo que se celebró en euros fue en el 2002 y desde aquel momento el sorteo empezó a durar 10 minutos menos, ya que se tardaba menos en cantar “mil euros” que “ciento cincuenta mil pesetas”.

La historia de la Lotería de Navidad, en términos generales, es una historia de éxito. Las ventas siempre han ido aumentado desde sus inicios, el número con premios también ha aumentado pero el precio del décimo ha aumentado y el “Gordo” ha ido mermando, en contrapartida con la economía actual.

La diosa fortuna volverá a repartir esta navidad entre unos pocos. ¡Mucha suerte!