He lavado mi décimo premiado ¿Y ahora qué?

Ya es día 5 de diciembre y el Sorteo de Navidad está al caer. Pronto veremos a los niños de San Ildefonso recitar los números que llevarán nuestra suerte. Así que vamos a contar alguna anécdota que suele pasar por estas fechas. ¿No os ha pasado alguna vez que perdéis los boletos de la Lotería de Navidad? Que se quedan en un bolsillo y acaban en la lavadora o se trocean pensando que el sorteo ya ha pasado… ¿Y que pasa si toca? ¿Tenemos posibilidad de cobrar un premio si el décimo ha pasado por la lavadora? ¿Podremos cobrar si el billete es un rompecabezas cutre rematado con celo?

décimo lavado

 

La respuesta a todas estas preguntas es fácil: ¡no hagas nada! Simplemente coge el décimo, esté como esté, y mételo en una pequeña bolsa de plástico transparente. Y luego llévala a la Administración de loterías más cercana. Esta se encargará de enviar tu billete a lo que muchos medios de comunicación han bautizado como el CSI de la Lotería de Navidad.

Un equipo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre es el encargado de comprobar la veracidad de los décimos lavados, rotos y hasta quemados. Con tan solo la ayuda de una lupa, una bueno foco de luz y unas pinzas hipodérmicas. Lo primero que hay que descifrar es el número, empezando de derecha a izquierda, para priorizar las terminaciones.

Una vez el billete está reconstruido, pasa a una máquina llamada “Docucenter” donde se buscan los motivos de seguridad que todo décimo posee. Si el boleto ha pasado esta exhaustiva ITV, se informa debidamente a Loterías y Apuestas del Estado. Pero no es una garantía para cobrar el premio. De hecho, los trabajadores del laboratorio confiesan que, muchas veces, se enteran por la prensa que la hazaña ha tenido un final feliz.

No desesperes, siempre hay una solución

Pese a que casi todos los encargos que les llegan son realmente décimdécimo loteria navidad rotoos premiados que han sufrido algún desperfecto, también hay listos que los intentan colar. Lo más frecuente es hacer reconstruir boletos con números similares a los premiados (por ejemplo el 3 y el 8 o el 1 y el 7), y hasta hacer analizar un décimo
que nada tiene que ver con el premiado. Pero estos “timos” se pueden identificar fácil y rápidamente. Este laboratorio, con siete trabajadores, ha llegado a resolver con éxito hasta un millar de casos.

Recuerda que, ante situaciones similares, lo que debes hacer es guardar el décimo seco en una bolsa de plástico y llevarlo a la administración más cercana. No lo manipules, porque puede llegar a perjudicarte. Igualmente, lo más seguro es que los guardes en un lugar alejado de lavadoras, disolventes y/o tijeras.

Si quieres quedarte más tranquilo con tu décimo, acuérdate que siempre puedes acudir a Scanlotería. Desde la aplicación móvil tus décimos quedarán registrados en unos segundos después de escanearlos. Y te sentirás un poco más seguro de tenerlos ahí guardados.

 

descarga ya scanloteria