El azar y las loterías

El azar, ese factor clave que marca el día a día de todas las personas, influyendo en un instante el siguiente paso que llegaremos a dar. Es el responsable de que los jugadores más asiduos de la lotería sigan jugando sorteo tras sorteo con la ilusión del primer día.

Resulta curioso como una concatenación de causa efecto es capaz de marcar nuestro futuro, pudiendo significar un cambio drástico en nuestras vidas.

Hoy os queremos mostrar unas cuantas historias que parecen inverosímiles pero que sucedieron de verdad:

Frane Selak: El hombre al que le tenía que llegar la .

El señor Selak podría ser una demostración de que nunca sabes qué puede ocurrir después. Este croata logró huir en varias ocasiones de la muerte ya que sobrevivió al descarrilamiento de el tren en el que iba, a un accidente en pleno vuelo de un avión y a el incendio de su propio coche cuando se precipitó por un barranco.

Ya sea Karma o lo que sea, Frane se vió recompensado con un sustancioso premio de 800.000€ que le sirvió para retirarse, suponemos que a un lugar apartado de cualquier tipo de medio de transporte.

La suerte de Frane que ganador de una lotería muy merecida

Arnim Ramdass: El ganador fugitivo

El señor Ramdass, jugador empedernido, desapareció un buen día sin previo aviso tras resultar ganador de un premio de 600.000€. Su mujer Donna Campbell empezó a sospechar cuando vio que la televisión y la linea telefónica estaban impagadas, tras realizar sus propias indagaciones descubrió que su marido había ganado la lotería dándose a la fuga. La señora Campbell demanda la mitad del premio aunque su marido sigue sin aparecer.sigue buscando a su marido que ganó la loteria

Carl Atwood: La cara y la cruz en pocas horas.

En 2004, a la edad de 73 años, el señor Atwood resultó ganador de uno de los granes premios de la lotería de Indiana con 120 millones de dólares. El día que fue a recoger el cheque acudió a los estudios de grabación donde allí recibió el tan esperado premio, desafortunadamente, pocas horas después de salir del estudio fue atropellado por un camión.

ganó la lotería y le atropella un camión

Como podéis ver, existen historias que nos muestran lo inesperado que puede ser el azar, por lo que no nos queda más que intentar disfrutar de aquello que tenemos sin dejar de ilusionarnos por ver cumplidos nuestros sueños.