35 años esperando cobrar un premio

Hoy os traemos una historia que vas más allá al propósito de nuestra página pero que demuestra de forma fehaciente de la necesidad de poder cerciorarse al momento de si un jugador resulta o no ganador de las loterías u otros juegos de apuestas como sería el caso que os presentamos.

Este suceso empieza en Italia, en la zona norte del país donde un jugador habitual de la Totocalcio, la Quiniela italiana, vio como su premio no le fue entregado por una cuestión burocrática. Martino Scialpi era un jugador habitual que de forma habitual hacia sus apuestas. Un buen día vio como fue el acertante de la quiniela italiana y desde ese momento empezó su calvario que le ha llevado a reclamar un premio legítimo que le está siendo denegado desde hace más de 35 años.

os explicamos como un premio de loterias se convierte en un calvario

Martino Scialpi se vio perjudicado por la falta de entendimiento entre establecimientos expendedores de apuestas que de forma absurda no aprobaron su boleto ya que correspondía a una apuesta realizada en otra localidad de donde fue a reclamar el premio. Esta razón faltada de cualquier lógica es la que utilizó la administración de apuestas italianas para denegar de forma permanente la apuesta ganadora de Scialpi que acabó viéndose obligado a iniciar su periplo judicial que le ha llevado hasta el día de ahora.

Por suerte la sociedad y las instituciones evolucionan y Martino ha logrado recopilar parte de su premio (más intereses y actualizaciones) y él mismo asevera que seguirá luchando hasta lograr que la totalidad de su premio le sea ingresado.

Esta historia nos demuestra la necesidad de actualización que necesitan las instituciones de apuestas y loterías de todos los países, integrando componente tecnológico y digitales que permitan evitar estos casos tan tristes. Tal vez sería el momento de ver como instituciones como ONLAE empizan a dar un paso adelante, ofreciendo actualizaciones jurídicas y normativas que sean capaces de beneficiar a su bien más preciado, sus jugadores.