El Método Voltaire: Cómo hacerse rico con la lotería

Voltaire ha pasado a la posteridad como uno de los grandes ilustrados de la Francia moderna del siglo XVIII, marcando un antes y un después en la conciencia social de muchos franceses de la época pero no siempre fue reconocido como tal, ni tan si quiera por ese mismo nombre ya que su nombre original fue François-Marie Arouet, el 5º hijo de un Notario y de una Noble que perdió a su padre a los 7 años de edad pero que fue capaz de reponerse llegando a presentar su primera obra a la corta edad de 12 años.

descubriendo el método Voltaire

Este gran ilustrado, a pesar de lo que podría parecernos, no vivió siempre en la opulencia y es que su carácter gamberro le llevó en más de una ocasión a encontrarse encarcelado en la Bastilla, como sucedió hasta en tres ocasiones, siendo exiliado en Inglaterra o viéndose en el límite de pedir dinero prestado a los más allegados puesto que no tenía como afrontar sus pagos.

Por suerte para Voltaire, en la ilustración se dieron cita grandes genios, entre ellos Charles Marie de la Condomine, un brillante matemático que permitió a Voltaire vivir en la absoluta riqueza, dándole la libertad de vivir en función de sus propios designios sin temer por apuros económicos. Mediante una “trampa legal” relativa a las loterías francesas, Voltaire y sus amigos se embolsaron el equivalente a 100 jornales de un aristócrata, una cantidad tal que garantizaba la buena vida de todos los implicados.

¿Pero en qué consistió esta “trampa legal”?

Las loterías en aquella época no eran un producto al alcance de cualquiera, en aquel momento las loterías se otorgaban a aquellos que depositaban bonos en favor de la corona para permitir al imperio francés continuar con su actividad bélica.

Charles Marie pronto se dió cuenta de un error garrafal por parte del gobierno y es que la participación en las loterías no dependien de la cantidad aportada, sino del simple hecho de aportar bonos. Esto permitió a Voltaire y a sus amigos disfrutar, tras algunos sobornos a Notarios para ratificar su participación en las loterías, de una gran fortuna en loterías. Lo único que tubieron que hacer fue comprar una cantidad ingente de bonos de la menor cuantía y esperar a que la suerte les sonriera, cosa que ocurrión en muchas ocasiones.

Voltaire acabó muriendo como uno de los grandes rentistas de toda Francia ya que tras ganar esa fortuna en las loterías actuó de forma hábil, convirtiéndose así en uno de los ganadores históricos de la historia de las loterías.