Fabra Vs Zerolo los políticos de la Lotería

Muchos de vosotros ya conoceréis la vinculación que mantiene al expresidente de la diputación de Castellón, uno de los políticos estrella del Partido Popular, Carlos Fabra con el mundo de las loterías. Dicha relación ha llevado a la sociedad a conformar una visión mediática que le ha alzado como el “campeón” de las loterías, dada la gran fortuna que tubo al ganar hasta en 5 ocasiones los sorteos de Navidad y el Niño.

Tras investigaciones de extrajo la determinación que fue otro elemento más para el blanqueamiento y malversación del caudal público, siendo así otro mecanismo más del que disponen algunos políticos corruptos para favorecerse de las limitaciones de los boletos de loterías.

los políticos y su suerte con las loterías

Más allá de este conocido caso valenciano, indagando, hemos descubierto otros políticos capaces de rivalizar con la fama que se le ha atribuido a Carlos Fabra y ese no es otro que Miguel Zerolo, antiguo Alcalde de Santa Cruz de Tenerife y actual senador por Coalición Canaria que fue capaz de vivir holgadamente durante 28 meses sin necesidad de pasar por el cajero según se extrae de las investigación que se cernía sobre su persona ya hace muchos años.

Zerolo, del mismo modo que Fabra disfruto de la “alegría” de ser un ganador recurrente de la Lotería de la Navidad y de la Lotería del Niño, hecho que empezó a levantar ampollas entre algunos adversarios políticos ya que la sistemática y la recurrencia de los premios era alarmantemente similar a la dinámica implantada por Fabra en Castellón.

Este político canario, lejos de amedrentarse mostró una conducta férrea hasta el momento de su imputación, como así lo demuestra alguna de sus declaraciones estrella:

He comprado el 27.931 y, si me toca, me sacaré la pirula y mearé en la sede de IU” Palabra muy contundentes de alguien que pocos meses después se vio desprovisto de su aforamiento para ser incluido en un proceso penal por malversación y tráfico de influencias.

Casos como este nos muestra la necesidad de implementar mejoras dentro de la sistemática de juego de la lotería, donde sea posible otorgar a una identidad la autoría de la compra. Hasta que esto no cambie, a saber cuantos políticos,  Fabra o Zerolo irán pasando o no por el banquillo de la acusación.