Los impuestos y la lotería: una relación de amor-odio

No, no es una leyenda urbana. Si te toca la lotería, casi que gana más Hacienda que tú, porque sin haber apostado nada, ella se lleva un buen pellizco del pastel. Y es que los premios de cualquier tipo de lotería (sea la Nacional, la ONCE o la Cruz Roja) están obligados a tributar.

La tributación cambió hace un par de años. Antes, te llevabas a tu cuenta el importe total del premio que habías ganado y no rendías cuentas al Estado hasta la campaña de Renta correspondiente al año que has ganado. Ahora, no puedes sumar las cifras al tu cuenta bancaria hasta que no hayas pasado por el aro de la Agencia Tributaria.

al ganar la loteria debes pagar el 20% del total en impuestosLa nueva ley, que entró en vigor el 1 de enero de 2013, marca que todos los premios derivados de Loterías y Apuestas del Estado, la ONCE y la Cruz Roja tienen que pagar un 20% de impuestos si la cuantía es superior a 2.500€. Es decir, los primeros 2.500€ que ganas te los quedas íntegros. A partir de esa cantidad y en el momento de hacer el cobro, pagarás el 20% del total a Hacienda.

Pongamos un ejemplo. Imaginemos que Alberto ha ganado 10.000€ jugando a La Primitiva. Los primeros 2.500 son “gratis”, no tributan, ¡genial! De los 7.500€ restantes le tienes que dar el 20% (1.500€) a la Agencia Tributaria. Por lo que, Alberto que se pensaba que ingresaría 10.000€ para sus vacaciones en Nueva York, solo podrá gozar de 8.500€.

Si el ganador no es Alberto, sino su empresa, el tributo será exactamente el mismo, 20% si el premio es superior a  los 2.500€. La única acción extra que tendrá que hacer la compañía es completar el tipo de interés que le corresponda según su Impuesto de Sociedades.

El punto positivo de esta medida impulsada por Rajoy, si lo hay. es que todos aquellos que ya han pagado los impuestos, no tienen que rendir más cuentas al Estado ni presentar otra autoliquidación.

Pero no te desanimes, aunque todos sabemos que es injusto, lo importante es participar, ¿no?