Lotería Real, el origen de todo

Lotería Real, un sorteo de loterías desconocido para muchos que oculta el origen de las loterías españolas.

El primer registro que da constancia de su existencia data del 10 de diciembre del año 1763.

El sorteo se realizó en Madrid, en las oficinas ubicadas en la Plaza San Idelfonso, un nombre y lugar muy vinculado a las loterías españolas, incluso en nuestro tiempos, varios siglos después.

Los inicios de la Lotería Real
Este es otro ejemplo de las loterías que un día llevaron a lo que actualmente conocemos.

Su origen tenía como finalidad la sufragación de gastos excepcionales derivados de guerras, disputas o años de malas cosechas de tal modo que los cortesanos de la corte promovían un sorteo donde el incentivo no era el actual, ganar grandes fortunas sino lo que entraba a sorteo era la posibilidad de acceder a un título o hidalguía, una posición muy beneficiada en aquella época por los favores generalizados que se recibían por parte de la familia real de la corona española.

Importado de otros países pioneros en este tipo de juego, donde el concepto de juego de loterías ya había evolucionado de la rifas que se producían de forma habitual en muchas poblaciones del continente europeo, se deduce que la Lotería Real debe su origen a la inspiración proporcionada por la Lotto proveniente de Italia en el siglo XV, concretamente en 1448, y de la Lotería Estatal francesa originada en Francia allá por el 1520.

Los buenos resultados propiciados por estos sorteos empezaron a generar en todo el continente una amplia variedad de loterías privadas que disfrutaron de la más variopinta de las suertes puesto que en función de las necesidades de gobierno.

Las loterías eran toleradas por las autoridades o por el contrario eran prohibidas condenando a este tipo de sorteos a continuar en la clandestinidad.

Como habéis podido apreciar en juego de las loterías data de seis siglos de antigüedad pero sin embargo no hay que olvidar que las rifas y sorteos de todo tipo existen desde muchos siglos antes, siendo estos la primera semilla de lo que hace unos siglos se denominó como Lotería Real.