La Primitiva deja sin botes a los loteros

El pasado sábado otros de los botes de la semana,el  de la Primitiva conoció al fin a su afortunado ganador, un vecino de Quintana del Rey en Cuenca que vio como su cuenta corriente ascendía en nada más y nada menos que 67 millones de euros, una cantidad que hace reflexionar a más de uno en qué quiere dedicar el resto de su vida.

Tristemente para los loteros esta bote coincide con el reciente reparto del premio de Euromillones que también había alcanzado la suma de 72 millones cosa que ha vuelto a dejar un año más el mes de agosto huérfano de grandes botes que sigan estimulando la participación de los más profanos a los sorteos de loterías.

Desde algunas comunidades loteras se clama por un incentivo de sorteos especiales para este mes tan adverso ya que es normalmente el mes del año donde la recaudación se ve más afectada ya sea por las vacaciones de verano o por la falta de estímulos de los bajos botes ofrecidos por la Organización Nacional de Loterías y Apuestas del Estado.

se acaban los botes de loteria

Para más escarnio esta situación ha coincidido con el premio especial de la ONCE donde se ofrecen múltiples premios de 20 millones que en este caso doblan el mejor bote de esta semana de ONLAE, esta situación centra la atención de los jugadores de loterías menos fieles en la otra organización lotera que con el paso del tiempo ha logrado hacerse un espacio más grande en el imaginario público siendo capaz de disputar la el protagonismo a las loterías oficiales aunque sea solo por una semana.

Muchos loteros ya empiezan a ver el vaso medio vacío y es que los últimos cambios sufridos en los sorteos de las loterías no han sido del agrado mayoritario del gremio de las loterías ya que más de uno entiende que estos cambios han supuesto o supondrán una afectación negativa en la venta regular de los boletos de loterías.

A nosotros, los jugadores, solo nos queda esperar a que el tiempo pase y otros grandes botes hagan acto de presencia. Quien sabe, tal vez no tengamos que esperar mucho.