Tienes más probabilidades que te caiga un rayo que te toque la Primitiva

Las probabilidades son una herramienta que en función de lo que nos muestra la damos por buena o la ponemos en duda.

Desde “los números están ahí” hasta “eso no significa nada” existe un amplio abanico de consideraciones que han dejado este concepto estadístico en un elemento a usar al gusto, en función de nuestro intereses.

Desde apuestas y loterías hemos querido jugar con los números y sacar nuestras propias conclusiones sobre las probabilidades que ofrecen los sorteos de loterías, más concretamente la Primitiva.

probabilidad de acertar la loteria primitiva
Tenemos más probabilidades de que nos muerda un tiburón de que nos toque la lotería Primitiva:

Sí sí, como lo oís, según los registros de ataques de tiburón, la probabilidad de que uno de estos animales nos hinque el diente es mayor que a uno de nosotros nos toque la Primitiva. Si bien es cierto que los que viven en el interior viven más tranquilos con este dato estamos seguro que el siguiente les va a interesar algo más.

Increíble pero cierto, NOS CAE ANTES UN METEORITO QUE GANEMOS LA PRIMITIVA Click Para Twittear
Nos puede caer un rayo antes de que ganemos un sorteo de la Primitiva:

Aquí no hay interior que valga, todos estamos expuestos en este sentido lo que explica el curioso dato que muestra que las probabilidades de que nos caiga un rayo es de 1 entre 700.000.

Yo de vosotros, aparte de resguardaros en un lugar seguro los días que hayan rato me acercaría una estampita o una pata de conejo por si las moscas…

Increíble pero cierto, NOS CAE ANTES UN METEORITO QUE GANEMOS LA PRIMITIVA

Nos es broma, la probabilidad de que eso suceda ronda los 1 entre 250.000, lo que significa que es más facil que nos acierte a miles de millones de kilómetros una roca que va vagando por el universo que alguno de nosotros acierte la combinación ganadora de la Primitiva.

que probabilidades tenemos de ganar la primitiva

Despues de este análisis de probabilidades seguro que más de uno, al igual que yo, le entran ganas de dejar de jugar a las loterías, pero la gracia del juego es precisamente ese, desafiar las probabilidades adversas. La historia de la Primitiva muestra como a pesar de las cifras en contra aparecen constantemente ganadores de grandes premios, grandes afortunados que disfrutan de las comodidades de lo que implica un bote de millones de euros.